Reserva tu cita
Skip to content Skip to footer

TRATAMIENTO FISIOTERAPIA LUMBAR

L -V de 09:00 a 21:00
S de 10:00 a 14:00

Aplastamiento vertebral lumbar

El aplastamiento vertebral lumbar, también conocido como fractura por compresión vertebral, es una condición en la cual una o más vértebras de la columna vertebral de la zona lumbar colapsan o se comprimen debido a una fuerza excesiva o afecciones médicas subyacentes.

Esta compresión puede resultar en la pérdida de altura de la vértebra afectada y alterar la estructura normal de la columna. El aplastamiento vertebral lumbar puede ser causado por traumatismos, como caídas o accidentes, o por condiciones médicas como la osteoporosis, que debilita los huesos y aumenta el riesgo de fracturas.

Una de las razones más comunes es la osteoporosis, una condición que debilita los huesos y los vuelve más propensos a fracturarse incluso con cargas normales. En personas con osteoporosis, una simple caída o incluso actividades cotidianas pueden resultar en la compresión de las vértebras.

Traumatismos como accidentes automovilísticos, caídas desde alturas significativas o lesiones deportivas también pueden causar aplastamiento vertebral. Otras condiciones médicas, como tumores vertebrales o infecciones en la columna vertebral, pueden debilitar la estructura ósea y aumentar el riesgo de fracturas por compresión.

Los síntomas del aplastamiento vertebral lumbar, o fractura por compresión vertebral, pueden variar según la gravedad de la lesión. El signo más común es el dolor en la zona afectada, que puede ser agudo o crónico y a menudo se intensifica con la actividad física. Y que puede ser localizado a punta de dedo.

En casos más severos, el aplastamiento genera la compresión de los nervios espinales, que puede causar síntomas como debilidad muscular, alteraciones en la sensibilidad, y dificultades para caminar. Además, la fractura puede generar limitaciones en la movilidad y afectar la calidad de vida.

La fisioterapia desempeña un rol esencial en el tratamiento del aplastamiento vertebral al centrarse en fortalecer los músculos de soporte, mejorar la postura y aliviar el dolor asociado con la fractura por compresión.

Los fisioterapeutas diseñan programas personalizados que incluyen ejercicios específicos para estabilizar la columna vertebral y reducir la carga en las vértebras afectadas.

Además, aplican técnicas de estiramiento y terapias manuales para mejorar la flexibilidad y aliviar la tensión muscular.

La educación del paciente sobre prácticas posturales correctas y medidas preventivas es fundamental para mejorar la calidad de vida y promover la independencia funcional de la persona afectada.

Tratamientos para problemas de lumbar

El dolor lumbar puede tener varias causas, que van desde lesiones musculares o esqueléticas hasta condiciones médicas subyacentes. Las causas comunes incluyen distensiones musculares o ligamentosas debido a levantar objetos pesados, movimientos bruscos o posturas incorrectas; hernias de disco, que ocurren cuando el material gelatinoso dentro del disco intervertebral se sobresale y presiona los nervios cercanos; degeneración de los discos intervertebrales debido al envejecimiento o desgaste; estenosis espinal, que es el estrechamiento del canal espinal; espondilolistesis, que es el deslizamiento de una vértebra sobre otra; y enfermedades como la artritis, la osteoporosis o las infecciones.

La zona lumbar, comúnmente conocida como la región baja de la espalda, está ubicada en la parte inferior de la columna vertebral, justo por encima de la pelvis. Consiste en las cinco vértebras lumbares (L1-L5) y los tejidos circundantes, incluyendo los músculos, ligamentos, discos intervertebrales y nervios. La zona lumbar es una parte crucial del cuerpo humano, ya que proporciona soporte, estabilidad y movimiento a la espalda y ayuda en una variedad de actividades diarias, como levantar objetos, caminar y sentarse.

Para aliviar el dolor lumbar, se pueden tomar una serie de medidas, dependiendo de la causa subyacente del dolor y la gravedad del mismo. En general, se recomienda:

  1. Reposo y evitar actividades que agraven el dolor, pero sin inmovilizar por completo la zona afectada.
  2. Aplicar hielo o compresas frías en la zona dolorida durante los primeros días para reducir la inflamación.
  3. Utilizar técnicas de calor, como almohadillas térmicas o baños calientes, para aliviar la rigidez muscular y promover la relajación.
  4. Adoptar posturas ergonómicas al sentarse, levantar objetos y dormir para mantener una alineación adecuada de la columna vertebral.
  5. Realizar ejercicios suaves de estiramiento y fortalecimiento para mejorar la flexibilidad y la fuerza muscular en la zona lumbar.
  6. Tomar analgésicos de venta libre, como paracetamol o ibuprofeno, para controlar el dolor y la inflamación.

Buscar tratamiento médico si el dolor persiste o empeora, ya que puede ser necesario un tratamiento más específico, como terapia física, medicamentos recetados, inyecciones epidurales o cirugía, dependiendo de la causa subyacente del dolor lumbar.

Cervicalgia - Dolor en las cervicales - Cervical
Ven a nuestro centro

Te ayudaremos en tu recuperación

Escanea el código