Reserva tu cita
Skip to content Skip to footer

TRATAMIENTO FISIOTERAPIA DE HOMBRO

L -V de 09:00 a 21:00
S de 10:00 a 14:00

Hombro congelado

El hombro congelado, también conocido como capsulitis adhesiva, es una condición en la que la cápsula articular del hombro experimenta inflamación y engrosamiento. Esta inflamación lleva a la formación de tejido cicatricial en la cápsula, lo que resulta en una pérdida gradual de movimiento y rigidez en el hombro.

El hombro congelado puede limitar significativamente la funcionalidad del brazo afectado, y el tratamiento suele incluir fisioterapia, medicamentos antiinflamatorios y, en casos severos, procedimientos médicos para aliviar la restricción articular.

El hombro congelado, o capsulitis adhesiva, se desarrolla en la mayoría de los casos de manera idiopática, es decir, sin causa aparente. Aunque también puede ocurrir posterior a una lesión en el hombro, como un traumatismo o una cirugía, esto puede desencadenar la inflamación y espesamiento de la cápsula articular. La inmovilización prolongada del brazo también puede contribuir al desarrollo de esta condición.

Ciertas condiciones médicas, como la diabetes, están asociadas con un mayor riesgo de hombro congelado. Se cree que la diabetes puede afectar la calidad de los tejidos conectivos, incluida la cápsula articular del hombro.
La inflamación y la formación de tejido cicatricial en la cápsula articular limitan gradualmente el movimiento, causando rigidez y dolor en el hombro afectado. El tratamiento generalmente implica fisioterapia, medicamentos antiinflamatorios y, en casos severos, intervenciones médicas para mejorar la movilidad de la articulación.

Los síntomas del hombro congelado cambian según las fases en la que se encuentre el mismo. En un inicio se produce un dolor persistente y profundo en la articulación del hombro, que aumenta durante el movimiento. En una segunda fase se instala la rigidez, que es una característica distintiva de esta patología, manifestándose como una limitación progresiva en la capacidad para levantar, girar o mover el brazo de manera normal.

La pérdida gradual de la movilidad en todas las direcciones es común, y actividades cotidianas como vestirse, peinarse o alcanzar objetos en estantes altos pueden volverse desafiantes. Los síntomas suelen evolucionar a lo largo del tiempo, con fases de mayor dolor, seguidas de periodos de rigidez intensa y posteriormente la descongelación, en la que poco a poco se gana movilidad.
El hombro congelado puede afectar significativamente la calidad de vida y la funcionalidad del brazo afectado. El tratamiento temprano, se centra en la fisioterapia y medicamentos para el dolor y la inflamación, lo que es crucial para abordar la condición y mejorar la movilidad de la articulación.

La fisioterapia desempeña un papel esencial en el tratamiento del hombro congelado al abordar varios aspectos de la condición. Los fisioterapeutas utilizan técnicas para reducir el dolor como la aplicación de calor y terapia manual. La movilización articular y las técnicas de estiramiento dirigidas ayudan a disminuir la rigidez y a mejorar la flexibilidad.


Los programas de ejercicios específicos son fundamentales en la fisioterapia para el hombro congelado. Estos incluyen ejercicios de estiramiento para mejorar la flexibilidad y la amplitud de movimiento, así como ejercicios de fortalecimiento para los músculos alrededor de la articulación del hombro.

Tratamientos para problemas de hombro

El hombro es una articulación compleja que conecta el brazo con el tronco y permite una amplia gama de movimientos. Está formado por varios componentes, como la clavícula, el omóplato y el húmero. La clavícula es un hueso largo que conecta el esternón con el hombro. El omóplato, también conocido como escápula, es un hueso plano y triangular ubicado en la parte posterior del hombro. El húmero es el hueso del brazo superior que se articula con la escápula y forma la articulación principal del hombro. Además de estos huesos, el hombro incluye varios músculos, tendones, ligamentos y bolsas sinoviales que trabajan en conjunto para facilitar el movimiento y proporcionar estabilidad a la articulación del hombro.

Las lesiones más comunes del hombro abarcan una variedad de problemas que pueden afectar diferentes partes de la articulación. La tendinitis del manguito de los rotadores es una inflamación de los tendones del manguito de los rotadores, lo que puede causar dolor y limitar el movimiento del hombro. La bursitis es otra lesión común, caracterizada por la inflamación de las bolsas sinoviales que amortiguan los tendones alrededor del hombro, provocando dolor y malestar. La luxación del hombro es una separación de la cabeza del húmero de la cavidad glenoidea de la escápula, generalmente causada por un trauma o una lesión deportiva. Otras lesiones frecuentes incluyen lesiones del labrum, fracturas del húmero o la clavícula y tendinitis bicipital.

Cuando te duele el hombro, puede ser un indicio de diversos problemas subyacentes, desde una lesión menor hasta una afección más grave. El dolor en el hombro puede dificultar la realización de actividades cotidianas y afectar la calidad de vida. Dependiendo de la causa del dolor, pueden ocurrir otros síntomas además del dolor, como hinchazón, rigidez, debilidad o sensación de inestabilidad en la articulación del hombro. Es importante buscar atención médica si experimentas dolor persistente en el hombro, especialmente si el dolor es intenso, interfiere con tus actividades diarias o se acompaña de otros síntomas preocupantes. Un profesional de la salud puede realizar un examen físico, ordenar pruebas de diagnóstico, como radiografías o resonancias magnéticas, y recomendar un plan de tratamiento adecuado para abordar la causa subyacente del dolor en el hombro.

Cervicalgia - Dolor en las cervicales - Cervical
Ven a nuestro centro

Te ayudaremos en tu recuperación

Escanea el código